Geología Planetaria - Química Asteroidal - Petrografía - Geoquímica - Investigación - Cuerpos Menores - Astronomía - Astronáutica

Publicación científica sobre Ciencias Planetarias

certificar meteoritos por que
Meteorítica

¿Por qué debo certificar mis meteoritos?

Mientras la red se llena de falsos meteoritos, los coleccionistas exigen certificar los auténticos hallazgos.

Jose Garcia Meteoritos
5 octubre 2020

No cabe duda de que debido a la proliferación de los sistemas de vigilancia de carreteras, cámaras de seguridad, sistemas de detección satelital y otras muchas tecnologías, se ha incrementado el número de registros en los que aparecen bólidos y estelas de luz surcar los cielos nocturnos (y diurnos a veces).

Y esto ha permitido a la ciencia disponer de ojos en el cielo capaces de ayudar a los científicos a triangular las trayectorias que un bólido describe, hasta calcular el posible punto de caída de meteoritos al suelo. Y aquí es donde entra en juego un factor crucial; la recuperación de los mismos, y su finalidad.

Recuperar meteoritos es todo un hito, y en las últimas décadas se ha convertido en una lucrativa actividad de la que viven muchos coleccionistas y buscadores, a la sombra de la cual han aparecido Museos, y centros de investigación, y de la que han surgido investigadores y especialistas en la materia, capaces de desentrañar los secretos que esconden estas rocas del espacio.

Como hemos tenido ocasión de comentar en otras ocasiones, el valor científico de los meteoritos es incalculable, pero a este valor científico se añade otro más, el valor comercial. Y es que mientras que la ciencia busca recuperar estas muestras para continuar conociendo los secretos del Sistema Solar, los coleccionistas los buscan para hacer negocio con ellos.

Y donde hay negocio, aparece la picaresca. Solo hace falta echar un vistazo a las redes sociales, y a algunas plataformas de venta on-line para observar el incremento de ventas fraudulentas que se pretenden perpetrar en las que se quieren hacer pasar por meteoritos todo tipo de rocas y materiales hallados en cualquier lugar del planeta. Basaltos, lavas, minerales varios, incluso metales manufacturados por el ser humano.

Proliferan los buscadores que, imán en mano, se recorren el campo recogiendo cualquier cosa que se adhiere a ellos, tan seguros de que si se pega a un imán, es sin duda un meteorito. El hecho de que algunos meteoritos contengan metales, no es indicativo de su naturaleza, de hecho en el planeta hay millones de cosas que se pegan a un imán, desde un fragmento de hierro oxidado desprendido de la reja de un arado en un campo de labor, hasta un fragmento de metralla en el desierto, o incluso una grapadora o un cubierto de la mesa.

Es por esta razón por la que los coleccionistas profesionales, respaldados por instituciones oficiales universitarias y laboratorios, emiten "certificados" de autenticidad de sus piezas, y recelan de adquirir nuevos ejemplares que no hayan sido asímismo acreditados en su autenticidad. En este sentido la máxima garantía conlleva la clasificación oficial del meteorito, cuya legítima certificación de autenticidad en todo caso corresponde al descubridor y al clasificador del ejemplar. A partir de aquí puede aparecer (lo hace con frecuencia), una distorsión del certificado, en el que el original normalmente es sustituído por la nueva tarjeta comercial del nuevo poseedor... y eso es todo.

Se abre de esta forma una profunda laguna en cuanto a la acreditación de autenticidad de los meteoritos, sobre todo porque incluso algunos meteoritos ya clasificados con una masa concreta y por un descubridor concreto, puede continuar proporcionando muchos kilos más en los años sucesivos y en el mismo lugar de caída, como ocurre con el célebre Chelyabinsk, o la mítica diogenita NWA 7831, la enstatita Al Haggounia 001, o la eucrita Al Haggounia 003 entre otros muchos más.

Y aquí es donde cabe hacerse la pregunta, ¿hasta qué punto es más válido el certificado de los primeros ejemplares hallados sobre el de los sucesivos hallazgos en el mismo lugar? y aquí es también donde entra en juego la ciencia nuevamente.

Con bastante frecuencia muchas personas recuperaron meteoritos en alguna caída, o simplemente los hallaron en algún lugar de antigua caída, no dejan de ser legítimos, pero ¿Cómo demostrar tal hallazgo?. La recomendación científica es dirigirse a una institución acreditada universitaria o laboratorio, y hacer una verificación del ejemplar, y de esta forma expedirle su correspondiente tarjeta de identificación oficial avalada por la institución y el experto o clasificador al cargo.

Evidentemente esto para muchos se antoja un trabajo de chinos (en el mejor sentido de la expresión), pero ¿compraría usted una piedra, al precio que alcanzan algunos meteoritos, sin disponer de una acreditación de que es lo que le venden?. Más fácil aún. ¿Compraría usted una antigüedad sin un informe técnico de un arqueólogo o especialista en antigüedades?. El simil es el mismo. Evidentemente no, dada la proliferación de fraudes.

Y en este mundillo de los meteoritos, perpetrar un fraude puede ser muy rentable. Hace unos años, tras la caída del meteorito Ochansk, los fragmentos alcanzaron un elevado valor. Consta que algunos vendedores hicieron pasar fragmentos de Chelyabinsk, muy similares en apariencia pero de menor valor, por el nuevo ejemplar ruso. Lo mismo ocurrió recientemente con un intento de hacer pasar un metálico Cañón del Diablo por un hallazgo Europeo, y como éstos ejemplos muchos más.

De esta manera, se impone la necesidad de verificar los ejemplares en venta ante el cada vez mayor requerimiento de certificado para los meteoritos. En esta labor trabajamos en nuestro museo, y gracias al laboratorio, se han expedido miles de certificaciones de ejemplares verificados que hoy forman parte de colecciones privadas e institucionales de todo el mundo, y cuyo programa de investigación está abierto al público general.

Para ello pueden visitar la web del laboratorio haciendo click AQUÍ.

Suscríbete gratis a METEORITOS

Accede a toda la información en ciencias planetarias y del espacio.


Otros artículos

misterio de las tectitas max rocca

El Misterio de las Tectitas

clasificación meteorito mederdra

Clasificación del meteorito Mederdra

microscopio identifica meteoritos petrografia

El microscopio que identifica meteoritos

Jose Garcia Meteoritos

José García

 Director Museo Canario de Meteoritos y LPMCM (Museo y Laboratorio Petrográfico).
Miembro de The Meteoritical Society, ICOM (Museos del Mundo), CODICE (Comité para la Divulgación de la Ciencia y el Espacio) y REDESPA (Red Española de Planetología y Astrobiología).
  direccion@museocanariodemeteoritos.com
wear the universe exclusive jewelry

¿Te gusta la revista?

Portadas revistas meteoritos
Recibe la revista en formato PDF en tu correo electrónico totalmente gratis.
miniatura logo revista meteoritos
¿Quieres recibir la revista meteoritos en tu correo?